lunes, 7 de febrero de 2011

Mi vampiro favorito

Dibujo de Universo Pamp.

Supongo que fue amor a primera vista.
La primera vez que le vi le estaba chupando la sangre a un gato, o al menos intentándolo. Menudo destrozo le estaba haciendo en el cuello. Tuve que ayudarle a desangrar al animal, porque si no se tiraría toda la noche.
Supongo que me dio pena, se le veía tan solo.
Le ofrecí mi cuello para que se saciara, pero lo rechazó. Tenía un miedo atroz a la sangre humana, los contagios y todo eso.
Sufría una una obsesión enfermiza por la higiene bucal y era adicto al Oraldine.
Supongo que era un buen chico.
No me puso la mano encima hasta que cumplí los dieciocho, el pobrecito no sabía por donde empezar. Siempre con miedo de hacerme daño.
En una ocasión vio dos perros sodomizando y le entró un yu-yu muy raro, estuvo una semana sin comer. Casi se me muere, intenté explicarle un par de cositas sobre el tema, pero el pobre era un cagao.
No soportaba que fuera de gótica, el maquillaje, las cadenas, los piercings, decía que le daban grima.
Cuando estaba en esos momentos que tenemos las mujeres, él se asustaba y huía de mi. Yo me ponía violenta, le llamaba maricón y le decía que me mordiera de una vez.
En fin, vosotras sabéis lo que es eso.
Aun así, yo le quería.

Entonces llegó Victor, tan guapo, tan macho, tan vampiro.
Lo primero que hizo fue ponerme mirando a Cuenca, después me mordió, y no en el cuello precisamente. Nunca me sentí igual, por fin alguien me daba lo que yo quería.
Como era de esperar, caí en sus brazos.
Yo sé que cuando me fui con él le partí el corazón al otro pobre, pero lo nuestro ya no podía durar más y era hora de que espabilase.

Todavía me acuerdo de él cuando le chupo la sangre a algún pringao.
Era tan sensible.
Respecto a Victor, bueno, fue uno más, fue uno menos.
Pero esa es otra historia.

6 comentarios:

  1. Perdonad, hacía mucho que no colgaba nada en el blog, he estado a otras cosas.
    Espero que os guste esta historia.
    Por favor no os olvidéis de mi y me dejéis por otro escritor más vampiro que yo...

    ResponderEliminar
  2. Hola. Esta vez soy la primera en comentar :) Está chulo el texto, David. Al principio me hacía pensar en la peli "Déjame entrar". Una historia bonita en todo caso...

    ResponderEliminar
  3. jajjajajaaj Este cuento esta genial para todas esas fans de crepúsculo con sus vampiros sosainas.
    Muy chulo David ;-)

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Nati, pero se me ocurrió en el cine, cuando ponía la de Corpúsculo y tenía que hacer esos juegos malabares con ella (ya os lo he contado en más de una ocasión), ¡Que asco le cogí!

    Minipunto para Alex...

    ResponderEliminar
  5. Vosotras no sabéis lo difícil que es chuparle la sangre a un gato...

    ResponderEliminar