sábado, 28 de septiembre de 2013

La madre de Bercebú

                                                  Dibujo de Universo Pamp.

Bercebú salió al patio, enfurecido como una bestia enjaulada.
–¿Has cogido tú mi pegamento? –arremetió contra Pipiolo.
–No, Bercebú, yo no he sido, te lo juro –suplicó el muchacho.
Pero su sinceridad no le salvó de una buena paliza.
–¿Has cogido tú mi pegamento?
–No, Bercebú, te juro que yo no he sido –contestó Palomanco, atemorizado.
Uno tras otro, fue interrogando a los presos. Ni siquiera respetó al temido Bocajarro.
–¡Qué no, coño, que yo no he sido! –respondió, malhumorado.
Él también se llevó una somanta de palos.
–¡Bercebú, Bercebú! ¡Ha sido Patachula! –gritó Sito el Moñas.
Su ración de golpes fue mayor, por chivato.
–¿Donde está ese pedazo de mierda? ¿Donde? –preguntaba, sin dejar de pegarle.
–En la lavandería, está en la lavandería –repetía, con la boca sangrando.

Cuando los guardias llegaron allí, se encontraron a Bercebú apuñalando el estómago de aquel pobre desgraciado, con un trozo de cristal.
–¡Te lo has esnifado todo, yonqui de mierda!
Hicieron falta más de diez hombres para reducir a esa mala bestia. Mientras se lo llevaban a la celda de castigo, gritó a uno de los guardias.
–¡Martínez, por favor, esta tarde viene mi madre, entrégale lo que hay en mi celda! ¡Por tus huevos, dáselo, que si no te los corto!

La sorpresa del guardia fue mayúscula, al encontrarse en la celda del asesino una casita de cartulina, como las que hacían en el colegio, con su jardincito y todo. En él estaba la figura de la madre y de sus tres hijos. Incluso había un orondo muñecajo en el que ponía "el cerdo de papá". Unas letras de colores coronaban la obra, clamando: "FELICIDADES, MAMÁ".
El hombre se emocionó. Cogió prestado un tubo de pegamento del despacho del alcaide, y terminó de pegar el tejado de la casa. Le pintó unas tejas, para que quedara más bonito.


La pobre mujer se había pasado la mañana en el hospital, y después en el cementerio. Cuando llegó a la cárcel, se enteró de que tampoco podría ver a su tercer hijo.
Un funcionario de la prisión le entregó el regalo, sonriendo como un crío. Ella se emocionó. Él se emocionó. Y dejándose llevar por la ilusión del momento, pues él ya formaba parte de aquello, exclamó:
–¡Felicidades!
La anciana le besó en la mejilla.
–Gracias, majo –sonrió–, cuando veas a mi hijo, se lo das de mi parte.

Martínez se secaba las lágrimas, mientras veía a la madre salir de ahí, con sus cansados pasos. Entonces se dijo para sus adentros:

–¡Y una leche, le voy a dar un beso a esa mala bestia!

11 comentarios:

  1. Mañana, domingo 29, es cumpleaños de mi madre, y siendo yo un pobre escritor sin blanca, solo puedo regalarle este relato, que espero que le guste y emocione.

    ¡¡FELICIDADES, MAMÁ!!

    ResponderEliminar
  2. Bonito relato.
    Felicidades, Manoli. Eso si que es doctorado en economía.
    Besod

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Victoria, por unirte a la celebración.
      Puedes coger cuantos caramelos quieras de la bolsa vacía.
      Se supone que 0 dividido por cualquier número, es infinito.
      Como la economía española (en negativo), y la ilusión del artista (en positivo).

      Eliminar



  3. Querido David:

    Transmite mis deseos de felicidad a tu querida madre, Manoli. Sé que su cara de santa hoy brillará más que nunca. Tener un artista en casa que construye historias tan emotivas es un regalazo de cumpleaños. Seguro que hoy levantaréis vuestras y brindaréis por todo lo alto, pero con mimo y cuidado para que no se derrame tanto contenido de amor.

    ¡Va por ti, Manoli. Que cumplas muchos! Y por ti, amigo David, para que con tu ingenio sigas transformando la vida que no mereces como te gustaría que fuese.

    Abrazos, besos.




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alejandro, por unirte a la celebración.
      Ya sabes que este es un hostal pobre y no tenemos tarta, pero un abrazo sí que te llevas.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho tu relato David, como siempre, jeje. Muchísimas felicidades para tu madre! Pásalo muy bien hoy,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mario.
      Bienvenido a la fiesta en el hostal.

      Eliminar
  5. :D Felicidades Manoli!!!

    Muy muy muy guapo David! Has superado a Stephen King y su cadena perpetua con creces, ya ni Prison Break te hace sombra ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pamp.
      A Bercebú le gustaría toparse con los irresponsables de Prison Breack, en la cárcel.

      Eliminar
  6. Muy original tu relato y con un final muy tierno. Enhorabuena, Felicidades a tu madre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Conchi, por unirte a la celebración.
      Vuelve al hostal cuando quieras.

      Eliminar